jueves, 8 de abril de 2010

VIDA Y OBRA de Juan Wallparrimachi, poeta originario nativo de Bolivia



JUAN WALLPARRIMACHI (o HUALPAIRRIMACHI) (1793-1814)

Sólo responden bosques profundos Fuentes y sierras a mi clamor; Nadie comprende ya sobre el mundo ¡Ay! mi quebranto ni mi dolor.

Quienes se asombran de que en 1816 San Martín, junto a Belgrano, Güemes y otros patriotas, abogaran a favor de la coronación en estas tierras de un descendiente de la dinastía incaica, desconocen la profunda inserción que los hoy llamados ‘pueblos originarios tuvieron en los sucesos de la revolución y la independencia de las Provincias Unidas. Un caso peculiar en este sentido es el del indio Juan Wallparrimachi, quien, además de luchar junto a las guerrillas de Juana Azurduy y Manuel Asencio Padilla en el Alto Peal, puede ser considerado con justicia como uno de los primeros poetas de nuestra América independiente.
Nacido en Macha, partido de Chayanta, Potosí, en 1793, hijo de madre india y padre español, quedó huérfano a poco de nacer. Como no conocía el apellido de su padre, adoptó el de su abuelo materno, y así escribirá después:
Porque no conocí a mi madre, más que la fuente lloro, porque no hubo quien me ampare mi propio llanto bebí”.
Recogido por los esposos Padilla, se cuenta que en cierta ocasión Manuel Asencio enseñaba a sus hijos a leer y escribir ante la mirada atenta y silenciosa del pequeño criado indio. De pronto, ante el asombro de todos, el niño tomó un trozo de carbón y escribió su nombre en la pared. A partir de ese momento fue otro alumno y un hijo más de los Padilla Azurduy.
Al cabo de corto tiempo leía y escribía a la perfección, no solo en castellano sino también en quechua, el runa simi del imperio perdido:
¿Ima phuyu jáqay phuyu. ¿Qué nube puede ser aquella nube Yanayasqaj wasaimakun? que entenebrecida se aproxima? Mamaipoj wacayninchari Será tal vez el llanto de mi madre paraman tukuspa jamun. que viene en lluvia convertido.
“La estructura de su poesía -dirá Néstor Taboada Terán- exhala un aliento lírico de notable vitalidad. Es la misma que utilizaron los arawicus del pasado. Es decir, escritos en pentasilabos distribuidos en estrofas de a seis versos, aunque existen también unas pocas de a cuatro'. En cuanto a su temática es una, casi excluyente y obsesiva: la nostalgia por el amor perdido. La habría inspirado una joven muy bella, Vicenta Quiroz, casada contra su voluntad con un rico minero andaluz, por lo demás tosco y anciano. Los jóvenes vivieron un tiempo una apasionada relación clan destina, que al ser descubierta terminó con la reclusión permanente de Vicenta en un monasterio de Arequipa.
Obsedido por el recuerdo de ese amor frustrado, Wallparrimachi describirá su desdicha y la de su amante en endechas plenas de ternura:

¿Cómo pudiera hacer para peinar con peine de oro tu negra y seductora cabellera y ver cómo ondula alrededor de tu cuello?
¿Cómo pudiera hacer para que los luceros de tus ojos rompiendo el caos de mi ceguera solo brillaran en mi corazón?
¿Cómo pudiera hacer para beber tu aliento y conseguir que la grana que está floreciendo en tus labios se cubriera de flores aún más rojas?
¿Cómo pudiera hacer para que la pureza de tu mano avergonzando a la azucena reverberara todavía más?
¿Cómo pudiera hacer para que el ritmo de tu andar en cada paso fuera derramando más flores que las que hoy le veo derramar?
Y si me fuera dado hacer todo esto, ya podría plantar tu corazón dentro del mío, para verlo eternamente verdecer”

Para 1814, Juan Wallparrjmachj es un joven de 21 años, quechua puro por su color, por sus facciones y por su espíritu”, que lucha aguerridamente contra los godos (“los tablas”, dirían allí y entonces) al lado de sus padres adoptivos. Liderando un contingente de ochocientos honderos indígenas participa de la reñida acción de Las Carretas, así descripta por un cronista de la época: “Reforzado el enemigo, le atacó en el punto de Carretas, donde resistió con treinta fusileros, y más de ocho cientos indios, guerreando cuatro días. Murieron treinta tablas, se ganaron cinco fusiles, y una espingarda de cañón de tres varas; no obstante, logró seducir el enemigo al indio gobernador Mamani, y se introdujo por el punto que guardaba Padilla, a quien lo rechazó a traición, pero se encaminó a atacarlo de noche en su campamento con doce fusileros en que murieron otros tablas, y después se retiró Padilla a tres leguas de distancia, solo con pérdida de un teniente hondero, donde permaneció tres días”.
Esa impersonal única pérdida, ese innominado teniente hondero caído en la jornada del 7 de agosto de 1814, era Juan Wallparrimachi, el valiente guerrillero, el tierno poeta que supo inmortalizar en sus rimas a la infortunada Beatriz criolla que amó y no pudo olvidar:

“Solo en ti está mi corazón y cuando sueño no veo a nadie sino a ti.
Solo en ti pienso y a ti también te busco si estoy despierto.
Igual que el sol fulguran para mí tus ojos.
En tu rostro se abren, para regalo mío, todas las flores.
La lumbre sola de tus pupilas me da la vida. Y tu boca florida con su sonrisa me hace dichoso.
Ven, y ámame, tierna paloma, no temas nada, pese al destino, yo te amaré hasta la muerte”.


Por Juan Carlos JaraDe GALASSO, Norberto. Los Malditos.: Hombres y Mujeres excluidos de la historia oficial de los argentinos. Ediciones Madres de la Plaza de Mayo, Argentina: Buenos Aires, 2005. Volumen I, p. 374-378.
-----------------------------
Nota de la administradora del blog: Quiero dejar constancia que por supuesto la imagen expuesta corresponde al queridísimo Presidente de la República de Bolivia, Evo Morales, quien creo que más que nadie puede representar en esta humilde recopilación a un autor nativo originario del pueblo al que él tan honrosamente preside. Un autor tan lejano en el tiempo, pero tan presente en el alma de los que los consideramos los verdaderos dueños de la tierra americana. Melan.

7 comentarios:

  1. Hola,
    Agregamos su publicación en la revista literaria
    http://www.novedadesliterarias.com

    Saludos

    Polo Ayllapán

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por informarme esta honrosa distinción. Melan.

    ResponderEliminar
  3. Se dejo morir en batalla por amor, la forma mas bella de morir!!!

    ResponderEliminar
  4. Un héroe de la Independencia Nacional, que lucho por nosotro no como ese animal que encabeza este artículo, rogaría que no sea símbolo de nada y que no arruine la imagen del héroe Potosino Poeta Guerrero Juan Wallparrimachi Mayta...

    ResponderEliminar
  5. CON EL ANTERIOR COMENTARIO ESTÁ COMPROVADO QUE LA IGNORANCIA ES ATREVIDA.
    DECIR ANIMAL A EVO MORALES NO ES MÁS QUE DESTILAR VENENO Y RESENTIMIENTO.ÉL AL IGUAL QUE WALLPARRIMACHI ES UN PERSONAJE QUE PASARÁ A LA HISTORIA CON GLORIA ;PORQUE SALIÓ DEL PUEBLO PARA SERVIR AL PUEBLO, COMO LO ESTÁ HACIENDO.

    ResponderEliminar
  6. Realmente el animal que califica al presidente de todos, mayoria, de los bolivianos
    es una ofensa a la inteligencia de los animales, si ellos podrian protestar.. que seria.
    pero que se va hacer brutos y tontos abundan en la burgesia chola en bolivia

    ResponderEliminar
  7. una historia tragica, inmersa en el profundo dolor de no haber podido conocer a su madre y de no haber podido coresponder a su urphi paloma y ser corespondido wallparimachi baga por los campos de batalla

    ResponderEliminar