viernes, 7 de agosto de 2009

REIR LLORANDO y otros poemas de Juan de Dios Peza








Viendo a Garrick,


actor de la Inglaterra,


el pueblo al aplaudirlo le decía:


Eres el más gracioso de la tierra y el más feliz.


Y el cómico reía.


Víctimas del spleen los altos lores,


sus noches más negras y pesadas,


iban a ver al rey de los actores


y cambiaban su spleen en carcajadas.


Una vez ante un médico famoso,


llegose un hombre de mirar sombrío:


-Sufro -le dijo- un mal tan espantoso


como esta palidez del rostro mío.


Nada me causa encanto ni atractivo;


no me importan mi nombre ni mi suerte;


en un eterno spleen muriendo vivo,


y es mi única pasión la de la muerte.


-Viajad y os distaeréis. -Tanto he viajado


-Las lecturas buscad -Tanto he leido-


Que os ame una mujer -


¡Si soy amado!-Un título adquirid


-Noble he nacido.¿Pobre seréis quizá?


-Tengo riquezas- ¿De lisonjas gustáis ?


- ¡Tantas escucho!-¿Que tenéis de familia?...


-Mis tristezas-¿Vais a los cementerios?...


-Mucho, mucho.


¿De vuestra vida actual tenéis testigos?


- Sí, mas no dejo que me impongan yugos;


yo les llamo a los muertos mis amigos;


y les llamo a los vivos mis verdugos.


-Me deja- agrega el médico -perplejo


vuestro mal, y no debo acobardaros;


Tomad hoy por receta este consejo:


sólo viendo a Garrick podéis curaros.


-¿A Garrick ? -Sí, a Garrick...


La más remisa


y austera sociedad lo busca ansiosa;


todo aquel que lo ve muere de risa;


¡tiene una gracia artística asombrosa !


-Y a mí me hará reir?-Ah, sí, os lo juro


él, sí, nada más él...Mas qué os inquieta?...


-Así -dijo el enfermo -no me curo:


¡Yo soy Garrick ! Cambiádme la receta


Cúantos hay que, cansados de la vida,


enfermos de pesar, muertos de tedio,


hacen reir como el autor suicida


sin encontrar para su mal remedio!


¡Ay ! ¡ Cuántas veces al reír se llora!


¡Nadie en lo alegre de la risa fíe,


porque en los seres que el dolor devora


el alma llora cuando el rostro rie!


Si se muere la fe, si huye la calma,


si sólo abrojos nuestras plantas pisan


lanza a la faz la tempestad del alma


un relámpago triste: la sonrisa.


El carnaval del mundo engaña tanto;


que las vidas son breves mascaradas;


aquí aprendemos a reír con llanto


y también a llorar con carcajadas.



Sin sobre





Abro tu carta y reconozco ufano


Tu letra fácil, tu dicción hermosa;


Tú la trazaste con tu propia mano


Pues el papel trasciende a tuberosa.


Al escribirla estabas intranquila


Y ya estoy sospechando tus desvelos


Los médicos me han dicho, que vacila


El pulso con la fiebre de los celos.


Veo tus líneas torcidas, descuidadas,


Y esto halaga mis propios pareceres


Porque sé que no estando enamoradas


Nunca escriben sin falsa las mujeres.


¡Con el arrojo de tus veinte abriles,


Has escrito un aumento que me mata!


Siempre ha sido en las cartas femeniles


Importante o terrible la postdata.


No me vuelvas a ver.


Ya no te quiero,


Esto me dices con desdén profundo:


Yo traduzco: ven pronto que me muerto,


De algo me sirve conocer el mundo.


Dices que consolando tu tristeza


Vas al campo a llorar penas de amores


Así podrá tener Naturaleza


Coronas de diamantes en las flores.


Pero no viertas llanto por tus penas


Que siempre se evaporan bajo el cielo;


Las lluvias del desierto en las arenas


Y el llanto, entre las blondas del pañuelo.


Las horas de silencio son tan largas,


Que comprendo la angustia con que gimes;


Las verdades del alma son amargas,


Y las mentiras del amor, sublimes.


Inquieres con tesón si a cada instante


Busco tu imagen o su culto pierdo,


¿Dónde está, niña cándida, el amante


Que diga en estas cosas: no me acuerdo?


convertir pretenda de improviso


El amor terrenal en culto eterno,


Necesita labrar un Paraíso


Sobre la obscura cima del infierno.


¿Ves ese Sol que llena de alegría


El cielo, el mar, el bosque y las llanuras?


El trae a los mortales cada día


Nuevas dichas y nuevas amarguras.


Cada alma tiene libro que atesora


sus efectos en él, sin vano alarde;


¡Cuánto nombre se agrega en cada aurora!


¡Cuánto nombre se borra en cada tarde!


¿Quién sabe por qué anhela lo que anhela?


¿Quién será siempre el mismo, siendo humano?


Dicha, amor, esperanza, todo vuela


Sobre ese amargo y turbulento Océano.


Y así preguntas con afán sincero


Por qué me quieres?... voy a responderte:


Yo te quiero mujer porque te quiero;


No tengo otra razón para quererte.


¿Tú te conformarás con tal respuesta,


Que de mi propio corazón recibo?


Tal vez la encuentre sin razón; pero ésta


Es la única razón por qué te escribo.


Que yo no vuelva a verte... me propones


Y aunque mi mente vacilante queda,


En vista de tu sexo y tus razones


Allá iré lo más pronto que pueda.







Nieve de estío





Como la historia del amor me aparta


de las sombras que empañan mi fortuna,


yo de esa historia recogí esta carta


que he leído a los rayos de la luna.


Yo soy una mujer muy caprichosa


y que me juzgue a tu conciencia dejo,


para poder saber si estoy hermosa


recurro a la franqueza de mi espejo


Hoy, después que te vi por la mañana,


al consultar mi espejo alegremente,


como un hilo de plata vi una cana


perdida entre los rizos de mi frente.


Abrí para arrancarla mis cabellos


sintiendo en mi alma dolorosas luchas,


y cuál fue mi sorpresa, al ver en ellos


esa cana crecer con otras muchas.


¿Por qué se pone mi cabello cano?


¿Por qué está mi cabeza envejecida?


¿Por qué cubro mis flores tan temprano


con las primeras nieves de la vida?


No lo sé. Yo soy tuya, yo te adoro,


con fe sagrada, con el alma entera;


pero sin esperanza sufro y lloro;


¿tiene también el llanto primavera?


Cada noche soñando un nuevo encanto


vuelvo a la realidad desesperada;


soy joven, en verdad, mas sufro tanto


que siento ya mi juventud cansada.


Cuando pienso en lo mucho que te quiero


y llego a imaginar que no me quieres,


tiemblo de celos y de orgullo muero;


(Perdóname, así somos las mujeres).


He cortado con mano cuidadosa


esos cabellos blancos que te envío;


son las primeras nieves de una rosa


que imaginabas llena de rocío.


Tú me has dicho: "De todos tus hechizos,


lo que más me cautiva y enajena,


es la negra cascada de tus rizos


cayendo en torno a tu faz morena".


Y yo, que aprendo todo lo que dices,


puesto que me haces tan feliz con ello,


he pasado mis horas más felices


mirando cuán rizado es mi cabello.


Mas hoy, no elevo dolorosa queja,


porque de ti no temo desengaños;


mis canas te dirán que ya está vieja


una mujer que cuenta veintiún años.


¿Serán para tu amor mis canas nieve?


Ni a suponerlo en mis delirios llego.


¿Quién a negarme sin piedad se atreve


que es una nieve que brotó del fuego?


¿Lo niegan los principios de la ciencia


y una antítesis loca se parece?


pues es una verdad de la experiencia:


cabeza que se quema se emblanquece.


Amar con fuego y existir sin calma;


sin esperanza de ventura,


dar todo el corazón, dar toda el alma


en un amor que es germen de amargura.


Buscar la dicha llena de tristeza


sin dejar que sea tuyo el hado impío,


llena de blancas hebras mi cabeza


y trae una vejez: la del hastío.


Enemiga de necias presunciones


cada cana que brota me la arranco,


y aunque empañe tus gratas ilusiones


te mando, ya lo ves, un rizo blanco.


¿Lo guardarás? Es prenda de alta estima


y es volcán este amor a que me entrego;


tiene el volcán sus nieves en la cima,


pero circula en sus entrañas fuego.






BIOGRAFÍA.






Biografía de: Juan de Dios Peza
(1852-1910)

Nace en 1852 en la ciudad de México Juan de Dios Peza,quien es bendecido con una preclara inteligencia, a la vez quecon un medio ambiente propicio para desarrollar todos sus


talentos, pues al ingresar en 1869 a la Escuela Nacional Preparatoria inmediatamente se convierte en el alumno predilecto de un gran pensador Mexicano; Ingacio Ramírez,"El Nigromante" Al egresar de ese centro de estudios ingresa a la Escuela de Medicina donde establece gran amistad con otro grande de aquel tiempo; Manuel Acuña.Quien lo llega a estimar al grado de llamarlo "hermano". Peza, fue un hombre liberal, el liberalismo estaba en boga en aquella época, su entusiasmo y apasionamiento por dicho movimiento lo llevo a renunciar a sus estudios para entregarse de lleno al periodismo. En 1878 es nombrado secretario de la legación de México en España, al lado de Riva Palacio. Y de nuevo su destinolo lleva a unirse a otras grandes luminarias de aquella época pues en Madrid se rodea y sociabiliza con personajes como el pólitico Castelar, y escritores como Núñez de Arce, Campoamory Selgas. Al regresar a México empieza a poner su candidatura para lograr puestos públicos y es electo diputado al Congreso de la Unión. Siguieron otros cargos públicos en lo sucesivo, pero sin abandonar las letras, como poeta tiene un estilo único, es realista a la vez que lleno de infinita ternura. Canta al hogar y a sus hijos. Entre los libros que publicó están :Hogar y Patria, La Lira de la Patria, El Arpa del Amor, Recuerdos y Esperanzas, Flores del Alma y Vinos Festivos. Muere en 1910. Año en el cual el país estaba a punto de entrar en otra gran conflagración.


Mas datos: Juan de Dios Peza nació en una familia conservadora ( supadre fue ministro durante la intervención ) pero como discípulo de Ramírez y Altamirano figuró entre los jóvenes poetas liberales. A la vez Hipanófilo y nacionalista. Se empeñó en versificar castizamente y en hacer poemas con motivos y escenarios locales. Diplomático, dio a conocer enMadrid a los poetas su país ( La lira mexicana, antología). Y escribió para nosotros sus Recuerdos de España. Periodista de prosa suelta y clara que todavía es francamente legible ( De la gaveta íntima, Benito Juárez), comediógrafo y fundador de la primera sociedad de autores mexicanos, fue sobre todo poeta muy admirado en los países de lengua española y traducido inclusive al japonés. Su esposa lo abandonó y esta tragedia convirtió a Peza en el "cantor del hogar". En vida fue castigado por su inmensa popularidad, aunque el célebre ataque de Brummel en Poetas mexicanos contemporáneos(1884). Las ediciones modernas de sus obras que ha hecho Porfirio Martínez Peñaloza nos permiten revisar las ideas turinarias. A menudo se encuentran en Peza poemas admirables, como "En las ruinas de Mitla", y siempre una facilidad y abundancia en la versificación que, si lo ponen a distancia de lo que por ahora consideramos poesía, también lo hacen digno del respeto que Le Corbussier reclamaba para todo trabajo bien hecho. Históricamente la importancia de Peza es crucial: su empleo del habla cotidiana, su prosaísmo, limpió la lengua poética del peso muerto que arrastraba nuestro romanticismo y preparó, sin saberlo y tal vez sin quererlo, el advenimiento de los modernistas.




Fuente: lospoetas.com


Melan.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada